Juan García Luján: El que quiera ejercer el periodismo, que lo haga con dignidad y con ética

Estándar

Que las crisis económica y de cambio de modelo están afectando al periodismo no es ninguna novedad, pero quizás resulta impactante ver cómo grandes pesos pesados de la comunicación caen por este motivo. ¿Es posible que el dueño de un medio de comunicación prescinda del director y conductor del programa estrella de su cadena? Hasta hace poco tiempo hubiese dicho que no pero, aunque cueste creerlo, el pasado mes de diciembre, uno de los más reconocidos comunicadores canarios tuvo que hacer frente a un despido. Tras cuatro años al mando de ‘El Correíllo’, Juan García Luján (Gran Canaria, 1968) se vio obligado a decir un “hasta luego” a sus oyentes de Canarias Ahora Radio, atracó el barco y se puso a hacer cola, como tantos otros, en la oficina de empleo.

Juan, ¿qué es lo que ha ocurrido para que el presentador estrella de Canarias Ahora Radio haya tenido que decir adiós a su programa?

Principalmente, motivos económicos. Hace tiempo que la emisora tiene problemas de liquidez. Ya sabemos que la inversión publicitaria ha descendido en los medios de comunicación y, en el caso de Canarias Ahora, mucha de ella depende de organismos públicos que tardan en pagar.

¿Cuáles son sus espectativas ahora mismo?

Estoy participando en el programa “La Canallesca” de la Cadena SER Las Palmas, acudo a charlas sobre periodismo y ahora tengo entre manos un proyecto para trabajar en la productora IT7.

Usted es un periodista muy conocido en las Islas Canarias, ¿cuál fue el motivo que le llevó a estudiar esta carrera?

Estudié periodismo, principalmente, porque me gustaba leer y escribir. En 7º de EGB gané un concurso de redacción en el colegio y la profesora de Literatura, María Olivia Quevedo, me animó mucho. Me dijo que el periodismo era la mejor carrera que podía escoger al escribir bien, así que cuando comencé el instituto ya sabía lo que iba a estudiar.

Realizó los estudios en la Universidad del País Vasco, ¿qué se encontró al llegar?

A la Facultad del País Vasco llegué por casualidad. Iba a estudiar en Madrid, pero no pude entrar y una amiga canaria, que ya estaba en Bilbao, me habló muy bien de esa universidad. Allí me encontré dos sorpresas, por una parte la experiencia universitaria y por otra, lo que era el País Vasco. Yo tenía pensado irme a Madrid el segundo año de carrera, pero me quedé porque consideré que estaba aprendiendo más allí. Es cierto que había un conflicto político importante en el País Vasco, con la parte más triste, desgraciada y dura que conlleva el tema de la violencia terrorista, pero luego había, por otro lado, pluralidad de visiones. Teníamos un profesor del Opus Dei y otro de Herri Batasuna y eso, quieras que no, te da una visión global del periodismo. Es decir, por un lado tenía la visión de unos profesores completamente antisistema y por otro el de los muy de derechas. Entonces, me dio una visión muy democrática del periodismo.

¿En qué consiste esa visión democrática?

Democracia no es entrevistar sólo alguien de un color, sino entrevistar a todos. Cuando me he sentido más libre, por ejemplo en el programa de Canarias Ahora Radio, ha sido sabiendo que venían Carlos Taibo (un profesor al que se le sitúa en una ideología contraria al capitalismo), un cura y un profesor del Opus Dei. Eso para mí es el periodismo. O sea, entrevistar a todos. Entrevistar al empresario, al presidente de la patronal, al dirigente del sindicato más pequeño, al de la organización social más sencilla, al Presidente del Gobierno, al del partido de la oposición y al que no pudo entrar en el Parlamento. Tengo una visión del periodismo muy vinculada a la democracia, a lo que yo creo que debe ser la democracia, no sólo a los partidos representativos o representados en el Parlamento, sino a todo lo que hay alrededor y fuera pues, en ese sentido, lo viví bastante en el País Vasco.

¿Estaría dispuesto a entrevistar a un etarra?

Por supuesto. Lo que no haría sería el cinismo de Pedro J. Ramírez que, cuando yo estaba en el País Vasco, entrevistó a la cúpula de ETA y después, cuando detuvieron al director de Egunkaria, pidió prácticamente que lo encarcelaran porque había entrevistado a la cúpula de ETA. Para mí eso es ser un cínico. Pero te digo más, me hubiese gustado entrevistar a Pinochet y entrevistaría a Fidel Castro, porque un periodista tiene que hacer preguntas. Yo me siento republicano, pero yo entrevistaría al Rey Juan Carlos. Eso no significa que prefiera entrevistar al Rey antes que a un albañil que está en el paro. Yo creo que un periodista tiene que entrevistar a ambos, pero ser libre para hacer las preguntas a todo el mundo. Yo no quiero entrevistar al Rey para mandarle un guión primero y pedirle permiso en qué le pregunto, así no quiero entrevistarle.

¿Los periodistas tienen libertad a la hora de trabajar?

Creo que los periodistas tienen el deber de ser libres y el de luchar por el derecho a la información. El periodista tiene la que contar todas las partes y si en su medio le obligan a no contar una de las partes, debe quejarse, como mínimo. Que luego no lo cuente porque tiene que sobrevivir, vale, pero por lo menos, si está entrevistando sólo a una parte y esa parte miente, debería intentar confirmar la información. Creo que deben existir códigos deontológicos, como existen en la profesión médica. Así, si una petrolera te paga un viaje para hacer un reportaje y decir que el petróleo es maravilloso en un sitio, pues el periodista tiene, por lo menos, el derecho a decir que el viaje se lo ha pagado la petrolera, para que el lector sepa que hay algo de propaganda, o que existe una influencia ahí.

Nos ha hablado de la parte positiva de la universidad, pero todo no pudo ser tan bonito…

La parte negativa de la Facultad es que había profesores con muy poca experiencia como periodistas. Eché de menos que los comunicadores con trayectoria dieran clase. Hace unos meses viví la experiencia maravillosa de dar clase como profesor invitado en la Universidad de La Laguna y mucha gente estaba contenta, preguntándome y diciéndome que era una de las lecciones más interesantes. No es egocentrismo, le hubiese pasado a cualquiera. Es que no habían tenido a muchos periodistas con 10, 15 ó 20 años de trayectoria que fueran a contar historias en base a su experiencia. No es porque fuera Juan G. Luján, da igual cómo se llamara. Ese es el problema a veces que pasa en las facultades de periodismo, que son periodistas que se han quedado en la universidad, que han estudiado todas las teóricas, a McLuhan, a Noam Chomsky, a teóricos de la información y de los mass media pero no lo han vivido, no han estado en redacciones de distintos medios. Así es menos rica la enseñanza en la universidad. Están alejados de la realidad. Mientras no haya más profesores invitados que convinen la experiencia con la teoría, están alejados de la realidad.

¿Cuáles son las asignaturas que considera imprescindible en la carrera de periodismo?

Creo que para ser periodista es más interesante estudiar Sociología que Periodismo en sí. Periodismo es una carrera de cultura general donde también se da redacción, pero hoy día en las facultades es imprescindible Sociología, Economía (que está marcando mucho) y Derecho también es una asignatura importante. Ahora mismo, más que por el derecho a la información, como se daba antes, es relevante por el tema de la corrupción (bromea). Bueno, para que sepamos lo que es un acusado, un imputado…

¿Recuerda sus primeras prácticas?

El primer contacto con los medios lo tuve con Radio Guiniguada cuando estudiaba COU. Esto influyó muchísimo en mi enamoramiento de la radio. Pero cuando acabé la carrera  eché curriculums en periódicos y emisoras y donde me salió fue en la radio, en Canal 28, una empresa canaria asociada a Onda Cero. Entré como redactor de informativos pero, al poco tiempo se fue el jefe de informativos y me pusieron a mí de una forma un poco rara, porque no había más redactores. Existía una precariedad de medios que me enseñó mucho. Venía de una rueda de prensa con una grabación y presentaba el informativo dándole directamente al play. Había una precariedad que me ayudó a trabajar rápido y a ser un poco todoterreno.

¿Es la radio el medio que más le llena?

Sí,  la radio sigue siendo el medio que más me gusta, con diferencia. Y lo he dicho siempre, incluso cuando no he estado en ella. Estuve en la tele durante 8 años, tenía más difusión, más proyección…, pero me interesa más la radio, me gusta más, mucho más. Creo que sigue siendo hoy día, con los condicionantes empresariales y demás que tiene cada empresa, el medio más libre; porque cuando hablas, por lo general ,no es con guión, el que hace un magazine no tiene que pedir mucho permiso al director de la radio, sin embargo si eres jefe de sección de un periódico sabes lo que puedes pasar y lo que no. Tienes ciertos criterios, hay líneas editoriales, pero dentro de todo creo que tienes más libertades.

¿Qué es lo mejor de esta profesión?

Lo mejor es el trasladar historias de gente que no tienen voz. Es curioso porque cuando estuve en la Televisión Canaria, mis mejores experiencias no fueron entrevistar a los diputados en un programa de política, sino el viajar a Guatemala y estar con gente a la que la habían desahuciado, que habían ocupado unas tierras porque no tenían nada para comer. Entrevistar a esas personas y meterlas en un reportaje, aunque fuera con la excusa de que una cooperante canaria estaba en un proyecto de solidaridad (que había que darle el rollito canario para que pasara el filtro) fue una gran experiencia. También recuerdo una charla con una mujer en la radio, a la que entrevisté como portavoz de una organización de atención a enfermos de SIDA, y en antena dijo que era seropositivo y que había sentido marginación laboral y rechazo “cuando sospechaban que lo era, pero hoy lo voy a decir”, dijo. Éstas han sido las experiencias más impactantes.

¿Y qué podría destacar como parte negativa del periodismo?

Los condicionamientos, las presiones económicas y políticas que he podido vivir, que son pocas, pero que han sido. Cuando estaba en la TV Canaria, me decían que no podía sacar mucho a los ecologistas, o en la prensa o radio comercial te indican que no se puede dañar a determinadas empresas, como Unelco. Cuando empecé a trabajar en Canal 6, que me llamaron para llevar los informativos, era una empresa de un constructor, de Lopesan,  y cuando fui a firmar el contrato, la directora me preguntó si yo sabía quién era el dueño, le dije que sí. “¿Cuál es el problema, que hace dos meses firmé un escrito público en contra de que se construyera Veneguera, que es de Lopesan? Si mañana hay 100.000 personas en la calle en contra de Veneguera, voy a pedir que vaya una cámara y que lo saquemos, me pelearé contigo y ya veré lo que hago, si me voy o…Yo te voy a pedir sacarlo”, fue lo que le llegué a decir.

¿Es complicado encontrar empleo si eres un periodista comprometido?

Sin duda. Hay que hablar con los pies en la tierra. Quien vea mi blog verá que tiene un compromiso y una definición, que intenta ser riguroso.  Uno tiene que ser siempre periodista y sacar el contraste pero, si yo acabo de terminar la carrera y quiero vivir de esto, no haría un blog como el que hago. Yo lo hago porque hace 20 años que llevo haciendo el periodismo, porque creo que he aprendido ya, que en un medio tradicional  no hay mucho que aprender (tampoco tengo muchas aspiraciones en ese sentido), así que me permito esa libertad. Pero no aconsejaría que critiquen a los poderes económicos si quieren empezar a trabajar y a vivir de esto. Yo lo hago porque si tengo que cambiar de oficio pues ya he aprendido y estoy contento. Al que acabe de terminar la carrera le aconsejaría, fundamentalmente, que no sea de izquierdas y que no se apunte a rojo. Lo digo sinceramente. Que tengan ética, que defiendan el derecho a la información, por supuesto, pero que de forma descarada no critiquen a la patronal ni a la derecha, yo se lo aconsejaría si quieren vivir de esto.

¿Les recomienda que estén encorsetados?

No. Hay que defender el periodismo y hay que defender el contraste, no le estoy diciendo a la gente que se rienda, le digo “sé ético” y si te piden un publi-reportaje intenta, o no firmarlo o pedir (y hay que luchar en las redacciones por que haya un consejo de redacción para que los periodistas estén protegidos) que no te obliguen a mentir, que no te obliguen a manipular de forma descarada y villaca, porque una cosa es tener líneas editoriales y otra mentir. O sea, lo que no puede ser es que porque tú trabajes en Intereconomía, infles un caso de José Bono diciendo que es el más corrupto del mundo si no es cierto. O porque trabajes en el Grupo Prisa y tienes un conflicto con un juez,digas que el juez es el más prevaricador del mundo. Pues no. Hay que defender la verdad y el derecho a la información, por supuesto, no les aconsejo que renuncien a hacerlo. El periodismo y el contraste, siempre. Pero si quieren comer de esto y tirar de algún lado concreto, parcializarse, que lo hagan para la patronal, para la derecha, que no lo hagan para los pobres y para la izquierda, ese es el consejo que les doy (dice entre risas). Y si quieren hacer dinero, también. Yo nunca he aspirado a hacerme rico.

De hecho ha tenido sus más y sus menos con varios políticos

Sí, algunos políticos  han intentado echarme de cuatro empresas en las que he estado. Le han dado recados a mis jefes.

¿Han sido varios políticos o ha sido uno solo?

Ha sido el mismo político las cuatro veces.

¿No lo ha denunciado públicamente?

No. El periodismo no puede ser un elemento de venganza. Asimismo,si me llegara el rumor de que ese político mató a la vecina o entró en una guardería y violó a tres niños, nunca lo publicaría, hasta no tener el dato contrastado. En el periodismo no cabe la mentira. Es el elemento de información ciudadana.

¿Qué panorama les espera a los recien licenciados?

Les pinto un panorama muy precario. Hoy en día, redactores, cámaras y demás están cobrando lo mismo que hace 15 años y a eso ponle que han subido los precios un 25%. Les pido que por lo menos intenten hacer el trabajo con dignidad, ya que esto está tan mal pagado. Yo sigo creyendo que es el oficio más bello del mundo, como dijo Gabriel García Márquez. Sigo creyendo en el periodismo y es lo que me gusta, porque si no estaría buscando otra cosa. El que se acaba de licenciar y dentro de 10 años está rico, creyendo que ha hecho periodismo, es porque no ha hecho periodismo. Habrá hecho propaganda, se habrá vendido, pero no habrá hecho periodismo. El que se haga rico en 15 años en esta profesión, o ha sido a costa de explotar a alguien o es que le han regalado una empresa. El que quiera ser rico, que no ejerza el periodismo, pero el que quiera ejercer el periodismo, por favor, ya que se va a cobrar una mierda, que lo haga con dignidad y con ética.

¿Aconseja acceder a los contratos basura?

¿Trabajar por 800 euros durante 14 horas? Creo que, en principio, lo mejor es decir que no. Pero si una vez dices que sí, porque para trabajar como camarero vas a estar las mismas horas por el mismo salario, si no hay otras alternativas y hay una maldición bíblica de ganar el pan con el sudor de tu frente, y no hay más remedio que aceptar la esclavitud que viene, en la que se está preparando esta fase del sistema capitalista, por lo menos nos queda la ética y la dignidad. Piensa que son 800 euros, pero que no haces propaganda. Sé consciente de que el periodismo es una cosa y la propaganda es otra.

¿Qué opina de los gabinetes de prensa?

Fíjate, yo fui uno de los primeros periodistas que conoció a José Manuel Soria, cuando iba a ser candidato, me lo presentó la directora del medio en el que trabajaba. Yo me podía haber adaptado… O sea que, he conocido a varios políticos que me han ofrecido estar en gabinetes de comunicación y yo prefería aguantar. Mientras pueda, no voy a estar en un gabinete institucional de un Gobierno, en la medida de lo posible. Por supuesto que se puede ser honesto en un gabinete de comunicación, en cualquier campo en el que estés, pero concibo más el periodismo como periodismo que como propaganda. Así que le digo a la gente que defienda la ética periodística, que defienda el contraste y que cuando se manipule mucho y les obliguen, que por lo menos lo comenten en la redacción para que pasen vergüenza los jefes. Lo que no puede ser es que la gente se autocensure. Eso sí se lo digo yo a cualquiera que esté estudiando periodismo, que no den por hecho que no hay que sacar algo, propón siempre lo que crees que es más periodístico y más informativo, si tienes que consultarle al jefe, le consultas.

Habla mucho de la ética periodística

Por supuesto, Para ser buen periodista la ética es fundamental. Periodismo es contrastar las fuentes, es no mentir, es intentar que haya un equilibrio entre las distintas partes, es no poner un titular como si fuera información cuando realmente es una opinión; es separar opinión de información… Ética es una serie de ingredientes que definen lo que es el periodismo. Incluso en los artículos de opinión. En el blog hago artículos de opinión mayoritariamente, pero intento contrastar.

Para concluir, ¿puede recomendar un libro que considere que todo profesional de la información debe tener en su biblioteca particular?

Recomiendo varios. De Kapuscinski, Los cínicos no valen para este oficio, pues está bien como elemento teórico, también Ébano y La guerra del fútbol. Por otra parte,  para conocer el trasfondo de la prensa recomendaría algunos libros de Pascual Serrano, sobre todo Desinformación y Traficantes de Información, que son libros censurados en los grandes medios y que han tenido mucha difusión. No coincido en Pascual Serrano a veces en la defensa que hace de Cuba, donde hay falta de libertades importantísimas en cuanto a expresión, pero sí estoy bastante de acuerdo con la denuncia sobre las mentiras que nos han contado sobre países como Venezuela, donde existe muchísima libertad periodística. Yo creo que hay más pluralidad en Venezuela que en España.

Algunos datos biográficos:

Juan G. Luján es un Géminis licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, en 1992. Desde la obtención del título ha trabajado en varios medios de comunicación canarios: jefe de informativos en Onda Cero Las Palmas, director de informativos en Canal 6 televisión, redactor-jefe en RTV Las Arenas, redactor de informativos en TV Canaria, director y presentador de ‘El Correíllo’, en Canarias Ahora Radio, y tertuliano en los programas ’59 segundos’ (TVE en Canarias) y ‘La Canallesca’ (SER Las Palmas).

Hace cinco meses, y debido a la situación económica que atraviesan el país y los medios informativos, Juan se quedó sin trabajo, aunque ahora ha recuperado la actividad en la empresa IT7. Además, continúa desarrollando su labor periodística a través del blog personal Somos Nadie y participando en todas aquellas conferencias o charlas a las que es invitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s