Sobre las prácticas de los estudiantes en las empresas periodísticas

Estándar

Para poner fin al abuso de los estudiantes en prácticas por parte de las empresas, la FeSP aporta diez criterios que necesariamente implican a los sindicatos, a las facultades y a los propios estudiantes en su solución.

La utilización de las prácticas de estudiantes de periodismo en puestos estructurales  de las empresas se ha convertido en un método cotidiano de las empresas para reducir sus costes y disponer de mano de obra regalada. Este abuso de los mal llamados becarios se ha sistematizado y convertido en moneda corriente en la mayoría de los medios y reclama una urgente corrección ya que no sólo es una flagrante explotación laboral sino que afecta de manera visible la calidad de los productos y no contribuye en nada a la formación de los futuros profesionales.

Para poner coto a estos abusos la acción de nuestros sindicatos debe coordinarse con las autoridades de las facultades, con los propios estudiantes y con los comités de empresa.

Facultades: debemos establecer con ellas que de ninguna manera pueden inhibirse ante este estado de cosas, que es su responsabilidad velar por la regulación y control de las prácticas, que deben establecer con las empresas convenios respetuosos de los derechos de sus estudiantes y de trabajadores, y que no pueden utilizar las prácticas como un reclamo publicitario de promoción del centro.

Estudiantes: los estudiantes, como es lógico y comprensible, reclaman estas prácticas y en la mayoría de los casos están dispuestos a aceptar estos abusos con la ilusión de iniciarse en la profesión. Debemos hacerles entender que así no conseguirán un trabajo, ya que la política de las empresas es detrás de un becario, otro becario y que en el mejor de los casos sólo accederán a puestos de trabajos infames que sólo sirven para degradar su profesión. Tienen que entender que no hay egoísmo de nuestra parte, que no les queremos cerrar el paso sino allanarles el camino para ejercer el periodismo con dignidad.

Comités de empresa: deben tomar como una obligación prioritaria oponerse a la utilización indiscriminada de estudiantes en prácticas y la vigilancia de los términos de los convenios que haya suscrito la facultad con la empresa.

Los criterios de la FeSP

Con el objetivo de regular las prácticas de los estudiantes de Periodismo y Comunicación Audiovisual en prensa, radio, televisión, agencias, gabinetes e Internet, y para recuperar su espíritu formativo y evitar que ocupen puestos de trabajo estructurales, proponemos los criterios siguientes:

1) a) Periodo de estancia. El periodo de prácticas será, como máximo, de cuatro meses. Quedan excluidos los periodos de exámenes y las vacaciones escolares (verano, Navidad y Semana Santa). Únicamente de forma excepcional, aquellos estudiantes que demuestren la imposibilidad de realizar las prácticas a lo largo del curso podrán optar por realizarlas en los meses de julio y agosto.

b) Horario. En cuanto al horario, quedan excluidas las noches, madrugadas y los festivos intersemanales. La misma exclusión se establece para los fines de semana –salvo en aquellos casos en los cuales la actividad principal de la sección en la que se integra el estudiante se desarrolle en esos días–. En estos casos, la Facultad, el estudiante, la empresa y el Comité de Empresa o Delegado de Personal deberán dar su conformidad. La jornada lectiva máxima será de cuatro horas diarias.

2) Número de estudiantes. El límite máximo de estudiantes en la empresa no podrá exceder del 10% del personal de cada departamento, área o sección del diario o revista, medio audiovisual o digital (informativos, programas, edición, realización, documentación, producción,…) agencia o gabinete En empresas de menos de 10 trabajadores sólo podrá haber un estudiante en prácticas en cada periodo.

3) Tutoría. Tanto la Facultad como la empresa deberán disponer de una tutoría que haga el seguimiento real de las prácticas. En las empresas donde el número de estudiantes en prácticas sea numeroso podrá haber varios tutores. El tutor de la Facultad y el de la empresa deberán estar en contacto para garantizar que el alumno desarrolla la actividad formativa prevista y que no es víctima de abusos ni de irregularidades. El tutor de la empresa no ha de ser el jefe de la sección en la que se integra el estudiante. El número de estudiantes a cargo de cada tutor no excederá de cinco, para garantizar que pueda hacer un seguimiento correcto de los alumnos y que esta labor no suponga un exceso de trabajo. Para evitar una sobrecarga de trabajo en una sola persona, el papel del tutor en la empresa podrá ser desarrollado por diferentes personas en cada uno de los periodos de prácticas. Además, durante el tiempo que ejerzan como tutores, se les aplicará una reducción de horario en su tarea habitual para que puedan hacer el seguimiento de los alumnos.

4) Plan de Formación. Las empresas que quieran ofertar plazas a estudiantes en prácticas, y firmen convenios con las Universidades, deberán elaborar previamente, a fin de presentarlo a las Facultades correspondientes, un Plan de Formación en el cual se especificarán las condiciones de la práctica a realizar y el tipo de tarea. El tutor planteará al alumno las pruebas teóricas y prácticas que considere oportunas para poder evaluar el aprovechamiento del periodo de prácticas.

5) Rotación. Para garantizar una formación más completa y polivalente, las prácticas serán rotativas entre secciones, áreas o departamentos. El estudiante no pasará más de dos meses en el mismo destino.

6) Producción. Los trabajos del estudiante serán difundidos únicamente cuando el tutor y el responsable de la sección consideren que tienen el nivel de calidad necesario. En cualquier caso, nunca se difundirán de manera automática ni habitual y el tutor tendrá que supervisar el contenido y responsabilizarse del trabajo del alumno cuando éste vaya a ser difundido.

7) Evaluación del Convenio. La Facultad, después de consultar con los alumnos y con el Comité de Empresa, evaluará cada año el cumplimiento de estos criterios por parte del medio. En el caso de que la empresa no cumpla el plan de formación pactado, que sea evidente la utilización del alumno en tareas que no son las señaladas en el convenio, o que no se respeten los criterios establecidos en este documento, la Facultad dará por finalizado el convenio de prácticas en ese medio.

8) Retribución. De acuerdo con la legislación laboral, los estudiantes no pueden recibir ninguna retribución por sus prácticas, ya que éstas han de ser claramente académicas, y no laborales. En cualquier caso, será necesario fijar una “dieta de transporte” o “de comedor” en casos específicos, por razones de desplazamiento o de horario, que serán fruto de acuerdo en un convenio entre las universidades y las empresas. De ninguna manera este tipo de “dietas” se entenderá como una retribución por una relación laboral que legalmente no existe.

9) Información a los representantes de los trabajadores. La Dirección del medio se compromete a informar por escrito al Comité de Empresa, delegados de personal y delegados sindicales de los convenios de colaboración que haya suscrito o que se tengan que suscribir con las diferentes facultades. También informará a los citados representantes de los trabajadores de cualquier modificación que se pueda producir, así como de las medidas que se tengan que tomar en la empresa como consecuencia de estos convenios, sean las tutorías, las dietas, la definición de las prácticas, los nombres y el número de estudiantes adscritos a cada departamento, área o sección en cada periodo, etc.

10) Inclusión en los Convenios Colectivos. El marco general de compromisos que aquí se mencionan será trasladado al Convenio Colectivo de cada empresa, a fin de que se apliquen las mismas condiciones generales a los convenios con las diferentes Universidades.

Federación de Sindicatos de Periodistas-FeSP
Octubre de 2004

Para poner fin al abuso de los estudiantes en prácticas por parte de las empresas, la
FeSP aporta diez criterios que necesariamente implican a los sindicatos, a las
facultades y a los propios estudiantes en su solución
La utilización de las prácticas de estudiantes de periodismo en puestos estructurales de las
empresas se ha convertido en un método cotidiano de las empresas para reducir sus
costes y disponer de mano de obra regalada. Este abuso de los mal llamados becarios se
ha sistematizado y convertido en moneda corriente en la mayoría de los medios y reclama
una urgente corrección ya que no sólo es una flagrante explotación laboral sino que afecta
de manera visible la calidad de los productos y no contribuye en nada a la formación de los
futuros profesionales.
Para poner coto a estos abusos la acción de nuestros sindicatos debe coordinarse con las
autoridades de las facultades, con los propios estudiantes y con los comités de empresa.
Facultades: debemos establecer con ellas que de ninguna manera pueden
inhibirse ante este estado de cosas, que es su responsabilidad velar por la regulación y
control de las prácticas, que deben establecer con las empresas convenios respetuosos de
los derechos de sus estudiantes y de trabajadores, y que no pueden utilizar las prácticas
como un reclame publicitario de promoción del centro.
Estudiantes: los estudiantes, como es lógico y comprensible, reclaman estas
prácticas y en la mayoría de los casos están dispuestos a aceptar estos abusos con la
ilusión de iniciarse en la profesión. Debemos hacerles entender que así no conseguirán un
trabajo, ya que la política de las empresas es detrás de un becario, otro becario y que en el
mejor de los casos sólo accederán a puestos de trabajos infames que sólo sirven para
degradar su profesión. Tienen que entender que no hay egoísmo de nuestra parte, que no
les queremos cerrar el paso sino allanarles el camino para ejercer el periodismo con
dignidad.
Comités de empresa: deben tomar como una obligación prioritaria oponerse a la
utilización indiscriminada de estudiantes en prácticas y la vigilancia de los términos de los
convenios que haya suscrito la facultad con la empresa.
Los criterios de la FeSP
Con el objetivo de regular las prácticas de los estudiantes de Periodismo y
Comunicación Audiovisual en prensa, radio, televisión, agencias, gabinetes e
Internet, y para recuperar su espíritu formativo y evitar que ocupen puestos de
trabajo estructurales, proponemos los criterios siguientes:
1) a) Periodo de estancia. El periodo de prácticas será, como máximo, de cuatro
meses. Quedan excluidos los periodos de exámenes y las vacaciones escolares
(verano, Navidad y Semana Santa). Únicamente de forma excepcional, aquellos
estudiantes que demuestren la imposibilidad de realizar las prácticas a lo largo del
curso podrán optar por realizarlas en los meses de julio y agosto.
b) Horario. En cuanto al horario, quedan excluidas las noches, madrugadas y los
festivos intersemanales. La misma exclusión se establece para los fines de semana
–salvo en aquellos casos en los cuales la actividad principal de la sección en la que
se integra el estudiante se desarrolle en esos días–. En estos casos, la Facultad, el
estudiante, la empresa y el Comité de Empresa o Delegado de Personal deberán
dar su conformidad. La jornada lectiva máxima será de cuatro horas diarias.
2) Número de estudiantes. El límite máximo de estudiantes en la empresa no podrá
exceder del 10% del personal de cada departamento, área o sección del diario o
revista, medio audiovisual o digital (informativos, programas, edición, realización,
documentación, producción,…) agencia o gabinete En empresas de menos de 10
trabajadores sólo podrá haber un estudiante en prácticas en cada periodo.
3) Tutoría. Tanto la Facultad como la empresa deberán disponer de una tutoría que
haga el seguimiento real de las prácticas. En las empresas donde el número de
estudiantes en prácticas sea numeroso podrá haber varios tutores. El tutor de la
Facultad y el de la empresa deberán estar en contacto para garantizar que el
alumno desarrolla la actividad formativa prevista y que no es víctima de abusos ni
de irregularidades. El tutor de la empresa no ha de ser el jefe de la sección en la
que se integra el estudiante. El número de estudiantes a cargo de cada tutor no
excederá de cinco, para garantizar que pueda hacer un seguimiento correcto de los
alumnos y que esta labor no suponga un exceso de trabajo. Para evitar una
sobrecarga de trabajo en una sola persona, el papel del tutor en la empresa podrá
ser desarrollado por diferentes personas en cada uno de los periodos de prácticas.
Además, durante el tiempo que ejerzan como tutores, se les aplicará una reducción
de horario en su tarea habitual para que puedan hacer el seguimiento de los
alumnos.
4) Plan de Formación. Las empresas que quieran ofertar plazas a estudiantes en
prácticas, y firmen convenios con las Universidades, deberán elaborar
previamente, a fin de presentarlo a las Facultades correspondientes, un Plan de
Formación en el cual se especificarán las condiciones de la práctica a realizar y el
tipo de tarea. El tutor planteará al alumno las pruebas teóricas y prácticas que
considere oportunas para poder evaluar el aprovechamiento del periodo de
prácticas.
5) Rotación. Para garantizar una formación más completa y polivalente, las prácticas
serán rotativas entre secciones, áreas o departamentos. El estudiante no pasará
más de dos meses en el mismo destino.
6) Producción. Los trabajos del estudiante serán difundidos únicamente cuando el
tutor y el responsable de la sección consideren que tienen el nivel de calidad
necesario. En cualquier caso, nunca se difundirán de manera automática ni
habitual y el tutor tendrá que supervisar el contenido y responsabilizarse del trabajo
del alumno cuando éste vaya a ser difundido.
7) Evaluación del Convenio. La Facultad, después de consultar con los alumnos y
con el Comité de Empresa, evaluará cada año el cumplimiento de estos criterios
por parte del medio. En el caso de que la empresa no cumpla el plan de formación
pactado, que sea evidente la utilización del alumno en tareas que no son las
señaladas en el convenio, o que no se respeten los criterios establecidos en este
documento, la Facultad dará por finalizado el convenio de prácticas en ese medio.
8) Retribución. De acuerdo con la legislación laboral, los estudiantes no pueden
recibir ninguna retribución por sus prácticas, ya que éstas han de ser claramente
académicas, y no laborales. En cualquier caso, será necesario fijar una “dieta de
transporte” o “de comedor” en casos específicos, por razones de desplazamiento o
de horario, que serán fruto de acuerdo en un convenio entre las universidades y las
empresas. De ninguna manera este tipo de “dietas” se entenderá como una
retribución por una relación laboral que legalmente no existe.
9) Información a los representantes de los trabajadores. La Dirección del medio
se compromete a informar por escrito al Comité de Empresa, delegados de
personal y delegados sindicales de los convenios de colaboración que haya
suscrito o que se tengan que suscribir con las diferentes facultades. También
informará a los citados representantes de los trabajadores de cualquier
modificación que se pueda producir, así como de las medidas que se tengan que
tomar en la empresa como consecuencia de estos convenios, sean las tutorías, las
dietas, la definición de las prácticas, los nombres y el número de estudiantes
adscritos a cada departamento, área o sección en cada periodo, etc.
10) Inclusión en los Convenios Colectivos. El marco general de compromisos que
aquí se mencionan será trasladado al Convenio Colectivo de cada empresa, a fin
de que se apliquen las mismas condiciones generales a los convenios con las
diferentes Universidades.
Federación de Sindicatos de Periodistas-FeSP
Octubre de 2004Para poner fin al abuso de los estudiantes en prácticas por parte de las empresas, la
FeSP aporta diez criterios que necesariamente implican a los sindicatos, a las
facultades y a los propios estudiantes en su solución
La utilización de las prácticas de estudiantes de periodismo en puestos estructurales de las
empresas se ha convertido en un método cotidiano de las empresas para reducir sus
costes y disponer de mano de obra regalada. Este abuso de los mal llamados becarios se
ha sistematizado y convertido en moneda corriente en la mayoría de los medios y reclama
una urgente corrección ya que no sólo es una flagrante explotación laboral sino que afecta
de manera visible la calidad de los productos y no contribuye en nada a la formación de los
futuros profesionales.
Para poner coto a estos abusos la acción de nuestros sindicatos debe coordinarse con las
autoridades de las facultades, con los propios estudiantes y con los comités de empresa.
Facultades: debemos establecer con ellas que de ninguna manera pueden
inhibirse ante este estado de cosas, que es su responsabilidad velar por la regulación y
control de las prácticas, que deben establecer con las empresas convenios respetuosos de
los derechos de sus estudiantes y de trabajadores, y que no pueden utilizar las prácticas
como un reclame publicitario de promoción del centro.
Estudiantes: los estudiantes, como es lógico y comprensible, reclaman estas
prácticas y en la mayoría de los casos están dispuestos a aceptar estos abusos con la
ilusión de iniciarse en la profesión. Debemos hacerles entender que así no conseguirán un
trabajo, ya que la política de las empresas es detrás de un becario, otro becario y que en el
mejor de los casos sólo accederán a puestos de trabajos infames que sólo sirven para
degradar su profesión. Tienen que entender que no hay egoísmo de nuestra parte, que no
les queremos cerrar el paso sino allanarles el camino para ejercer el periodismo con
dignidad.
Comités de empresa: deben tomar como una obligación prioritaria oponerse a la
utilización indiscriminada de estudiantes en prácticas y la vigilancia de los términos de los
convenios que haya suscrito la facultad con la empresa.
Los criterios de la FeSP
Con el objetivo de regular las prácticas de los estudiantes de Periodismo y
Comunicación Audiovisual en prensa, radio, televisión, agencias, gabinetes e
Internet, y para recuperar su espíritu formativo y evitar que ocupen puestos de
trabajo estructurales, proponemos los criterios siguientes:
1) a) Periodo de estancia. El periodo de prácticas será, como máximo, de cuatro
meses. Quedan excluidos los periodos de exámenes y las vacaciones escolares
(verano, Navidad y Semana Santa). Únicamente de forma excepcional, aquellos
estudiantes que demuestren la imposibilidad de realizar las prácticas a lo largo del
curso podrán optar por realizarlas en los meses de julio y agosto.
b) Horario. En cuanto al horario, quedan excluidas las noches, madrugadas y los
festivos intersemanales. La misma exclusión se establece para los fines de semana
–salvo en aquellos casos en los cuales la actividad principal de la sección en la que
se integra el estudiante se desarrolle en esos días–. En estos casos, la Facultad, el
estudiante, la empresa y el Comité de Empresa o Delegado de Personal deberán
dar su conformidad. La jornada lectiva máxima será de cuatro horas diarias.
2) Número de estudiantes. El límite máximo de estudiantes en la empresa no podrá
exceder del 10% del personal de cada departamento, área o sección del diario o
revista, medio audiovisual o digital (informativos, programas, edición, realización,
documentación, producción,…) agencia o gabinete En empresas de menos de 10
trabajadores sólo podrá haber un estudiante en prácticas en cada periodo.
3) Tutoría. Tanto la Facultad como la empresa deberán disponer de una tutoría que
haga el seguimiento real de las prácticas. En las empresas donde el número de
estudiantes en prácticas sea numeroso podrá haber varios tutores. El tutor de la
Facultad y el de la empresa deberán estar en contacto para garantizar que el
alumno desarrolla la actividad formativa prevista y que no es víctima de abusos ni
de irregularidades. El tutor de la empresa no ha de ser el jefe de la sección en la
que se integra el estudiante. El número de estudiantes a cargo de cada tutor no
excederá de cinco, para garantizar que pueda hacer un seguimiento correcto de los
alumnos y que esta labor no suponga un exceso de trabajo. Para evitar una
sobrecarga de trabajo en una sola persona, el papel del tutor en la empresa podrá
ser desarrollado por diferentes personas en cada uno de los periodos de prácticas.
Además, durante el tiempo que ejerzan como tutores, se les aplicará una reducción
de horario en su tarea habitual para que puedan hacer el seguimiento de los
alumnos.
4) Plan de Formación. Las empresas que quieran ofertar plazas a estudiantes en
prácticas, y firmen convenios con las Universidades, deberán elaborar
previamente, a fin de presentarlo a las Facultades correspondientes, un Plan de
Formación en el cual se especificarán las condiciones de la práctica a realizar y el
tipo de tarea. El tutor planteará al alumno las pruebas teóricas y prácticas que
considere oportunas para poder evaluar el aprovechamiento del periodo de
prácticas.
5) Rotación. Para garantizar una formación más completa y polivalente, las prácticas
serán rotativas entre secciones, áreas o departamentos. El estudiante no pasará
más de dos meses en el mismo destino.
6) Producción. Los trabajos del estudiante serán difundidos únicamente cuando el
tutor y el responsable de la sección consideren que tienen el nivel de calidad
necesario. En cualquier caso, nunca se difundirán de manera automática ni
habitual y el tutor tendrá que supervisar el contenido y responsabilizarse del trabajo
del alumno cuando éste vaya a ser difundido.
7) Evaluación del Convenio. La Facultad, después de consultar con los alumnos y
con el Comité de Empresa, evaluará cada año el cumplimiento de estos criterios
por parte del medio. En el caso de que la empresa no cumpla el plan de formación
pactado, que sea evidente la utilización del alumno en tareas que no son las
señaladas en el convenio, o que no se respeten los criterios establecidos en este
documento, la Facultad dará por finalizado el convenio de prácticas en ese medio.
8) Retribución. De acuerdo con la legislación laboral, los estudiantes no pueden
recibir ninguna retribución por sus prácticas, ya que éstas han de ser claramente
académicas, y no laborales. En cualquier caso, será necesario fijar una “dieta de
transporte” o “de comedor” en casos específicos, por razones de desplazamiento o
de horario, que serán fruto de acuerdo en un convenio entre las universidades y las
empresas. De ninguna manera este tipo de “dietas” se entenderá como una
retribución por una relación laboral que legalmente no existe.
9) Información a los representantes de los trabajadores. La Dirección del medio
se compromete a informar por escrito al Comité de Empresa, delegados de
personal y delegados sindicales de los convenios de colaboración que haya
suscrito o que se tengan que suscribir con las diferentes facultades. También
informará a los citados representantes de los trabajadores de cualquier
modificación que se pueda producir, así como de las medidas que se tengan que
tomar en la empresa como consecuencia de estos convenios, sean las tutorías, las
dietas, la definición de las prácticas, los nombres y el número de estudiantes
adscritos a cada departamento, área o sección en cada periodo, etc.
10) Inclusión en los Convenios Colectivos. El marco general de compromisos que
aquí se mencionan será trasladado al Convenio Colectivo de cada empresa, a fin
de que se apliquen las mismas condiciones generales a los convenios con las
diferentes Universidades.
Federación de Sindicatos de Periodistas-FeSP
Octubre de 2004

»

  1. El verano pasado hice prácticas en dos sitios y os aseguro que no se cumplía ninguno. Es más, nunca me corrigieron un texto y pringaba los festivos y fines de semana que tocaban. Eso sí, por lo menos entre las dos prácticas me sacaba casi el SMI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s