Deficiencias en el sistema de prácticas de la Universidad Rey Juan Carlos

Estándar

El 28 de enero de 2009, Miriam Meda González (estudiante de 5º de Periodismo en la URJC) hizo público el siguiente artículo en el que pone de manifiesto su descontento con el actual sistema de prácticas instaurado en la facultad: 

En el boletín Luz y Taquígrafos del pasado mes de julio y con motivo de la celebración en la Universidad Rey Juan Carlos del I Seminario Itinerante sobre la Profesión Periodística, dos estudiantes de dicha facultad ya denunciamos la complicidad y el beneplácito de los centros de estudio con las empresas al proveerles de una rentable mano de obra.

Hoy, seis meses después de aquel artículo, vuelvo a retomar el tema personalmente debido a dos hechos clave que actualmente, en el último curso de la carrera de Periodismo, nos afectan de forma muy directa a los alumnos y alumnas de 5º de nuestra universidad.

El primero de ellos es que la Universidad Rey Juan Carlos no tiene firmado el Programa Primer Empleo que ofrece la Asociación de la Prensa de Madrid. No habrá sido por falta de tiempo, dado que la iniciativa cuenta ya con una década de vida y va por la novena convocatoria. El resto de centros de Madrid ya lo han suscrito: Antonio Nebrija, Carlos III, Complutense, Europea, Francisco de Vitoria, San Pablo CEU y el Centro Universitario Villanueva. Este programa tiene como objetivo proporcionar trabajo durante un año a periodistas recién licenciados en condiciones dignas de igualdad laboral y salarial con el resto de los trabajadores de la redacción correspondiente.

Por otro lado, la Universidad Rey Juan Carlos exige cursar 15 créditos (correspondientes a 300 horas de trabajo) realizando prácticas en alguna de las empresas con las que tiene convenio. Sin embargo, a pesar de la obligatoriedad de cursar esta asignatura para licenciarse, la negociación de las horas, de los turnos e incluso de los pagos corre a cargo de la pericia del estudiante y de la buena voluntad de la empresa en cuestión. La universidad no garantiza necesariamente la compatibilidad de horarios con las clases, y tampoco exige a la entidad ningún tipo de remuneración (a pesar de que las empresas sí obtienen beneficios por tener a su cargo a becarios). La excusa que más se da en estos casos es que el futuro periodista está aprendiendo, cuando la experiencia real es que está haciendo exactamente las mismas tareas que un redactor de plantilla, a veces incluso sustituyéndole y sin apenas guía de ningún tipo, excepto la que buenamente le prestan sus colegas de redacción, los cuales no están obligados a quitarse tiempo de trabajo para dárselo al becario (puesto que no es su cometido). Llega a darse el caso de estudiantes convertidos en redactores que no sólo no cobran, sino que además pagan un abono transporte de 60 euros al mes (o gasolina, en su defecto) para desplazarse al centro de trabajo.

Resumiendo, como estudiantes estamos obligados a trabajar sin unas condiciones garantizadas y, a veces, incluso poniendo dinero de nuestro propio bolsillo.

Es cierto que existe la opción de convalidar las prácticas obligatorias. Pero en este caso, si tomamos como referencia la Guía Docente del Practicum:

1. Si se han realizado prácticas voluntarias deben haber sido a través del Centro de Orientación e Información para el Empleo (COIE) que tiene la propia facultad. Es decir, con aquellas empresas o instituciones del sector con las que la universidad ha establecido un convenio de colaboración.
2. Si se ha realizado un trabajo con su correspondiente contrato, entonces se deberá demostrar con el original y copia  del contrato en cuestión, la última nómina (o la hoja de vida laboral) y un certificado de la empresa.

Esto es, si alguien ha realizado prácticas voluntarias por su cuenta en concepto de beca y no de contrato, en cualquier empresa que no tenga convenio con el COIE, entonces el estudiante deberá perder el tiempo documentando hasta la última coma de su trabajo y rezando para convencer a los responsables en cuestión de que le convaliden las 300 horas de rigor. Puede haber suerte o puede que no.

Además, aunque las fechas de exámenes oficiales son dos por cada asignatura y año de matriculación (febrero o junio más septiembre), el Practicum sólo se puede convalidar en una fecha, en el caso del curso presente, del 12 de noviembre al 4 de diciembre de 2008. Si las prácticas obligatorias se tratan y se pagan por créditos como cualquier otra asignatura, ¿por qué no tiene dos períodos también de convalidación? De esta manera, nos encontramos hoy que en 5º de Periodismo hay muchos compañeros y compañeras que hicieron prácticas en el verano de 2008 y se les ha pasado el plazo. Ahora pueden elegir entre repetirlas y licenciarse en junio-septiembre de 2009 o esperar a la siguiente convalidación y licenciarse en febrero de 2010. Es tanta la incertidumbre entre estos estudiantes que a algunos les han dicho los responsables de Practicum que “a lo mejor” con el nuevo decanato instaurado este mismo mes se discute esta cuestión y se abre un plazo extraordinario en mayo. En una facultad de comunicación no debe hablarse de “rumores” sino de hechos, y las personas que ya han realizado las prácticas y no han convalidado están muy desorientadas porque, dependiendo de a quién se pregunte en el Vicedecanato de este área, cada persona dice una cosa diferente.

Para terminar, y esto es lo mejor de todo y lo que realmente me ha impulsado a escribir este artículo, es que cuando un alumno se matricula en julio (o en su defecto en septiembre) para cursar el Practicum no puede acceder a las prácticas voluntarias del COIE mientras aparezca en la burocracia universitaria como “matriculado de Practicum”. Según el Vicedecanato, “el alumno debe darle prioridad a las prácticas obligatorias antes de realizar otro tipo de trabajos”. Esta norma no tendría mucha importancia si no fuera porque todas esas personas a las que se les pasó el plazo en diciembre y aparecen como matriculadas hasta que se solucione su situación de incertidumbre, no pueden acceder a la bolsa de trabajo de la propia universidad. Obviamente, en los tiempos que corren, apenas ninguna empresa va a contratarles por su cuenta. Supongamos que no se abre un plazo extraordinario tal y como se “rumorea”. ¿Pretende la Universidad Rey Juan Carlos que esas personas estén sin trabajar hasta el próximo período de convalidación, que puede ser dentro de once meses? ¿Qué será lo próximo? ¿Tener que pedirle a la universidad permiso para trabajar? ¿Prometerles que seremos buenos?

Los becarios vistos por Forges

Anuncios

»

  1. Para alguien que está ahora mismo en 1º de carrera, estas informaciones son realmente preocupantes. Esperemos que se solucionen para la buena formación.

  2. Voy a empezar las prácticas voluntarias en verano, porque a lo largo del curso probablemente no tenga tiempo para sacármelas. No está claro que me las quieran convalidar, y aún así, voy a cambiar mi turno lectivo de mañana a tarde para poder hacerlas porque tengo las esperanza de que me las convaliden como obligatorias.

    Desde que entré, no entiendo el sistema de esta Universidad.

  3. Hola a todos!!
    Os doy la razón en todo lo que estais diciendo. En primer ligar llevo dos meses para conseguir mis prácticas y nó sólo nno tienen puestos para cubrir la demanda sino que incluso me llagan a decir que me las busque yo. Despues de pagar más de 100 € por alumnos esta banda ni siquiera tiene intención alguna de ayudarte. Esta universidad es lo peor que te puedes echar a la cara, yo recomendaría matricularse en cualquier otra antes que en esta chapuza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s